Google+ Followers

miércoles, 12 de marzo de 2014

Cursillo, despistes y un par de mascletás

La cosa va hacia delante. Ya estamos en la semana 29, ha comenzado el tercer trimestre, y con él los cursillos de preparación al parto :-)
Empecé el miércoles pasado y hoy tengo la segunda clase. Las imparte un ginecólogo estupendo, muy comunicativo y con un gran sentido del humor, y constan de una hora de prática, donde aprendemos a hacer ejercicios básicos para reforzar los pectorales y el suelo pélvico, a respirar, a empujar..., y una hora teórica, a la que acuden también los futuros papás y que se pasa volando.
Hacer estos cursillos obviamente no es obligatorio, pero desde aquí desearía recomendarlos a todas las futuras mamás que me lean; no sólo son súper instructivos y te diviertes un montón, sino que además conoces a otras parejas de tu edad e intercambias experiencias con otras chicas embarazadas, lo cual es muy interesante.

La niña ya está grande (casi un kilo y medio, me dijo el ginecólogo el lunes cuando fui a la revisión mensual), y se nota: las patadas y los meneos son cada vez más frecuentes. Curiosamente, dicen que cuando los fetos más se mueven es después de comer, sobre todo si has comido dulce, pero en mi caso no hay nada que anime más a mi niña que una partida de rol con sesión de combate incluida: el domingo pasado jugamos una, y las patadas eran de órdago. ¡Casi parecía querer salir a luchar con su mamá! :-D

Como algunos de mis lectores ya saben, yo vivo en Valencia, y en mi tierra por estas fechas hay una cita clásica para todos los valencianos: la mascletá. He oído mil opiniones diferentes sobre mascletá y embarazo, y las hay para todos los gustos: que si no pasa nada, que si mejor desde una distancia prudencial, que si el feto se asusta, que si se puede romper la bolsa... Personalmente, he estado preguntando y todas las madres que conozco, incluida la mía, fueron a ver mascletás durante el embarazo sin que hubiera ningún problema, de modo que yo me he liado la manta a la cabeza y ya he ido a dos. No las he visto tan de cerca como de costumbre, aunque he de reconocer que ha sido más por llegar con el tiempo justo, cuando ya estaba todo lleno de gente y no se podía pasar, que por miedo. ¿Y cuál ha sido el resultado? Pues estoy como una rosa, no he tenido ningún problema... ¡y la nena ni se ha inmutado! Ni un sobresalto, ni una patada, ni un movimiento... Nada. Se ve que estaba dormida, y ni los masclets más potentes han sido capaces de inquietarla. En esto no se diferencia demasiado de la mayoría de bebés y niños que van a ver la mascletá con sus padres: impertérritos, algunos muy chiquitines ni abren los ojos, y muchos se ríen y aplauden.
Todo esto me ha hecho llegar a una conclusión importante: que, la mayor parte de las veces, las filias y las fobias de los niños son las de sus padres. Si la madre va a una mascletá con miedo y se sobresalta, el feto se sobresaltará. Si a los padres les dan miedo los petardos, el bebé crecerá con miedo a los petardos y llorará cuando escuche una mascletá. Por eso creo que es muy importante no transmitir nuestros miedos a los niños, porque no hacemos más que perpetuar unas fobias personales nuestras que a ellos no les hacen ninguna falta. Y si el niño o la niña en cuestión viven en Valencia o alrededores, se hace más importante que nunca intentar que no le tengan miedo a los petardos, porque si no lo van a pasar realmente mal.

Y, como las Fallas Are Coming, este año voy a ver si puedo ver los monumentos de Sección Especial en dos días, porque tengo muy claro que con mi tripaza las panzadas de andar que me he pegado otros años no van a ser posibles éste. De lo que sí me he tenido que despedir es de vestirme de fallera este año, porque ninguno de mis trajes tiene la menor posibilidad de caberme. ¡Pero el año que viene proyecto haber recuperado mi figura y salir a la Ofrenda a llevarle flores a la Virgen de los Desamparados empujando el carro de una pequeña fallerita! :-D

2 comentarios:

  1. Lo de la pequeña fallerita me ha sacado una sonrisa :D
    Cuando salgas de cuentas, no te olvides de nosotros y ponnos alguna foto de la nena, que veamos lo guapa que es.
    Aviso, voy a quejarme: ¡es que no has puesto no una ecografía! ¡no sabemos a quien ha sacado la nariz!
    Fin de la queja: felicidades por ese estupendo embarazo que tan bien estas llevando y por este ameno blog, me lo paso muy bien leyendo cada entrada.
    ¿cuando sales de cuentas? ¿a mitad de la temporada de Juego de Tronos o a finales? jajaja

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, no he posteado ecografías porque, la verdad, no me he hecho ninguna de esas famosas de 4D, sino sólo de las clásicas... y en ellas, tampoco se ve bien la silueta de la cara de la niña porque tiene la enojosa tendencia de darnos el culo cada vez que intentamos verla, de modo que como mucho podemos especular de quién ha sacado las nalgas y las costillas XDD

    Salgo de cuentas el 29 de Mayo, así que teniendo en cuenta que las temporadas de JdT suelen empezar a principios de abril y acabar a primeros de Junio, me imagino que la nena vendrá a finales de la cuarta temporada. ¡A ver si llega a tiempo para ver despeñarse a Lysa Arryn! :-D

    ResponderEliminar