Google+ Followers

viernes, 5 de junio de 2015

Mi princesa cumple un año


Tal día como hoy, hace un año, yo estaba en el hospital, después de un parto fácil y satisfactorio, con mi niña recién nacida al lado. Apenas puedo creer que haya pasado tanto tiempo desde entonces, pero así es.
Mi hija ya no es un bebé. Ha crecido, ha cumplido su primer añito, y ahora ya es una niña pequeña que poco se parece al bebé con el que salí de la clínica.
Y hoy, en su primer cumpleaños, me gustaría hace una recopilación de todos los logros que ha conseguido, tanto para poder recordarlos yo como para que sirvan de ejemplo comparativo para cualquiera que tropiece con este blog :-)

Al cumplir los doce meses, mi princesa...

-Gatea a la velocidad de un bólido.
-Se pone de pie sola y camina con ayuda (cogiéndose de los muebles o de la mano).
-Sólo camina sola con el correpasillos.
-Hace pinza con el índice y el pulgar para coger cosas chiquititas.
-Es el ser más curioso del universo: lo quiere tocar, mirar y chupar todo.
-Da besitos (a su manera).
-Dice adiós con la mano.
-Sabe hacer palmitas y los cinco lobitos.
-Baila (precariamente) al ritmo de la música.
-Le han salido tres dientes (los dos de abajo y uno de arriba). Le empezaron a salir tarde, a los diez meses y pico, pero ha cogido carrerilla.
-Se lleva trocitos de comida blanda (pan, pollo cocido, tortilla) a la boca y los mastica.
-Bebe de un vaso cogiéndolo por las asas.
-Pasa las páginas de los cuentos.
-Ha deducido cómo desbloquear los móviles y las tablets.
-Ayuda a los mayores a vestirla estirando los bracitos.
-Se parte de risa si ve a alguien estornudar, eructar o masticar chicle.
-Gasta bromas sencillas, como esconderse y dar un susto.
-Da abrazos muuuy fuertes a las personas que más quiere. También chilla de alegría cuando las ve.
-Además de su (incomprensible) jerga propia, suelta algunas palabras reconocibles, como "mamamá" (mamá), "bapá" (papá), "yayaya"(yaya), "aba" (agua) y "apa".
-Entiende frases sencillas, como "ven aquí", "que te pillo", "dame las llaves", "¿dónde está el chupete?", "enciende la luz" o "eso no se toca" (eso sí, hace caso cuando quiere...).
-Es muy simpática cada vez que encuentra a otro niño: les sonríe, les da la mano y les habla en su jerga incomprensible.
-Adora hasta el punto del entusiasmo todas las canciones de Frozen y los clásicos valencianos (la Salve, el himno regional, canciones populares y hasta la jota moixentina.
-Tiene horarios sumamente regulares: se despierta, come y duerme a la misma hora.
-Duerme catorce horas al día, de las cuales trece son por la noche y de un tirón: se acuesta a las ocho en punto y no se despierta hasta las nueve de la mañana del día siguiente.
-Le dan miedo los ruidos fuertes, los pasillos largos y oscuros, los globos y las velas de cumpleaños (esto último lo acabamos de descubrir hoy).
-Es muy coqueta; se peina con el cepillo (bueno, o al menos lo intenta), se deja poner todo tipo de lacitos, gorros y diademas, y sonríe orgullosísima cuando la llaman guapa.
-Y por último, es y siempre será una princesa.

¡Feliz cumpleaños, pequeñina! :-)

viernes, 9 de enero de 2015

El cursillo de preparación al parto

Aunque mi nena ya tiene siete meses (¡weee, cómo pasa el tiempo!) y acabamos de pasar nuestras primeras Navidades juntas, me gustaría hablar hoy de una cuestión que para mí ya queda algo lejana, pero que seguro interesará a todas las futuras mamis (embarazadas o no) que me lean. Se trata de los cursos de preparación al parto.
Cuando me apunté, no faltó quien me dijo que esos cursillos eran una chorrada, que no te enseñaban nada útil, que las dudas podías consultárselas al ginecólogo y que eran poco más que gimnasia para embarazadas. Sin embargo, yo preferí fiarme de mi madre y de mi ginecólogo, que me recomendaron fervientemente asistir a uno de ellos. Eso sí, también me dijeron que no fuera a cualquiera, sino a uno muy concreto: el de la Casa de Salud de Valencia. La razón que adujo mi madre es que el médico que impartía el cursillo era el mismo que se lo había dado a ella cuando estaba embarazada de mí, y a ella le había ido muy bien. Mi ginecólogo, en cambio, me dijo que lo mejor era ir a esos cursos porque teniendo en cuenta cómo soy yo, si me iba a otra parte y me tocaba una de esas matronas pro parto natural y anti-biberón a muerte que van de místicas, lo más seguro es que dejara de ir a la segunda o tercera sesión.

Total, que finalmente me apunté. Y debo decir que no lo he lamentado en absoluto; todo lo contrario, quedé contentísima. No sólo por la utilidad de los ejercicios, conferencias y consejos, sino porque me explicaron lo que realmente quería saber, del modo que quería saberlo. Ojo; lo mismo que me dijo mi ginecólogo a mí sirve también para vosotras: hay que encontrar el curso que mejor se adapte a nosotras. Si eres una fan convencida del parto en el agua y la teta hasta los tres años y tuerces el gesto ante las palabras "epidural" y "biberón", busca un curso donde potencien técnicas de resistencia al dolor sin medicación, lactancia materna a largo plazo, colecho, y demás cosas que a mí no me convencen en absoluto pero que, oigan, son opciones tan válidas como cualquier otra si la madre realmente está convencida de ellas. Se trata, como ya he dicho, de encontrar el cursillo adecuado, el que realmente te vaya a servir de ayuda, a resolver tus dudas y tus miedos y a cumplir con tus expectativas. Hacer un cursillo malo (malo en general o malo para ti) es casi peor que no hacer ninguno.

Y dicho esto, me gustaría reseñar lo más útil que aprendí en el cursillo.

-Ejercicios de suelo pélvico: Parecerá una chorrada, pero cuando llevas dentro un bebé que no para de aumentar de peso y que encima lleva como complementos una placenta, más de un litro de líquido amniótico y un útero de tamaño XXL, el suelo pélvico sufre bastante, por no decir mucho. Esto tiene tres consecuencias principales: el estreñimiento, las hemorroides y la incontinencia urinaria, que pueden variar en intensidad según el caso concreto. Hay mamás que tienen unas pocas hemorroides y hay mamás que no pueden ni sentarse; hay mamás que con agacharse ya se hacen pipí encima y hay mamás a las que sólo se les escapan unas gotitas cuando se ríen a carcajadas. Pero una cosa tienen en común todos estos problemas: mejoran notablemente con los ejercicios de suelo pélvico. Y estos ejercicios, además, son claves para recuperarte sin problemas en el post parto. De modo que un aplauso para ellos.

-Empujar y respirar: ¿Quién no sabe empujar y respirar?, se preguntarán algunos. Pues si se trata de parir, nadie, si no te enseñan. Este fue uno de los consejos que más agradecí cuando me puse de parto. Respiraciones me enseñaron dos: una para resistir el dolor (yo era muy escéptica en cuanto a su utilidad, ¡pero realmente funciona!) y otra para oxigenar la placenta (y por consiguiente, al bebé) entre contracción y contracción, fundamental para minimizar el riesgo de sufrimiento fetal. La respiración para resistir el dolor, sobre todo, es más complicada de lo que parece porque tienes que aprender a hacerla sin hiperventilar. Es muy, muy útil que alguien te enseñe.
Con lo de empujar, otro tanto; no tiene nada que ver con cuando "empujamos" al ir al cuarto de baño, aunque algunas personas crean que sí. Es un tipo de empujón algo extraño, muy específico, y que de hecho requirió varios ensayos para hacerlo bien. Una cosa muy útil del cursillo fue que, como todas practicábamos a la vez, el médico nos controla de una en una y si cometíamos algún fallo nos corregía en voz alta explicándonos qué estábamos haciendo mal y cómo podíamos hacerlo bien, para que aprendiéramos todas. Cuando estuve en quirófano y mi ginecólogo me dijo que empujara, recordé el cursillo y supe qué hacer.

-La aguja de hacer calceta: Que es como llamo yo al artilugio con el que te rompen la bolsa amniótica si no se rompe ella solita. Se trata de un palo de plástico intimidantemente largo, delgado y puntiagudo, que en el extremo tiene una especie de gancho. En el cursillo, el médico nos pasó varios para que los papás y las mamás pudiésemos mirarlos y tocarlos, nos explicó cómo funcionaban y nos aseguró que no producían ningún dolor, porque la bolsa amniótica no tiene terminaciones nerviosas.
Esto, que no pasaría de simple anécdota, se convirtió en una suerte cuando a mí me bajaron a la sala de dilatación y en vista de que no rompía aguas me las rompió la matrona. Esta señora, que como ya comenté en otro post no era muy simpática ni comunicativa que digamos, agarró la aguja de hacer calceta y sin mirarme a los ojos ni decir ni una palabra aparte de "te voy a romper las aguas", me la metió por donde todo el mundo puede suponer. Y, francamente, si no llego a ir al cursillo y me veo a la tía acerándoseme con esa cosa larga y ganchuda, me desmayo allí mismo.

-El baby-blues: Después de volver a casa con mi hija, me pasó una cosa muy rara: me dio un bajón impresionante, lloraba por tonterías y me agobiaba muchísimo; sentía que no iba a poder con todo lo que se me venía encima. Me hubiera preocupado mucho más, e incluso hubiera llegado a creer que tenía una depresión post parto, de no ser por lo que me explicaron en el cursillo: que el baby-blues no es ninguna depresión; sencillamente, se trata de un desbarajuste hormonal importante que sufre el cuerpo durante los días posteriores al parto y que influye mucho en el estado de ánimo, provocando tristeza, estrés y angustia. No es grave, no refleja ningún problema real, y no es duradero (se pasa solo en 7-15 días). Saber lo que me estaba sucediendo no lo hizo más llevadero, pero por lo menos me tranquilizó al saber que existía una luz al final del túnel. Y sí, en cosas de diez días se me pasó solo y me quedé más contenta que unas Pascuas.

Pues esto es todo. Si vais a ser mamás, recordad:
-Buscad un cursillo que encaje con vosotras y vuestro proyecto de maternidad.
-Aseguraos de que no se esperan a la última clase para enseñaros a respirar y a empujar, no sea que el bebé llegue antes de lo acostumbrado y esas lecciones tan importantes se os queden en el tintero.
-Preguntad al ginecólogo, la matrona y/o la psicóloga que os den el cursillo absolutamente todas las dudas que tengáis, sin vergüenza alguna; pensad que a la hora de la verdad, cuando os pongáis de parto y vayáis al hospital, los profesionales médicos que estén a vuestro alrededor pueden andar muy ocupados o ser unos bordes, y no responder a vuestras preguntas.

¡Suerte a todas! :-)