Google+ Followers

lunes, 28 de abril de 2014

Ventajas de estar embarazada


Sí, todos sabemos que en el embarazo se pueden sufrir algunas molestias físicas, pero, ¿por qué se habla tan poco de las cosas buenas de estar embarazada? Aparte de lo obvio (tener un hijo, convertirte en madre, crecer como persona, etc), el embarazo en sí tiene algunas ventajas interesantes (que algunas de mis amigas definen como "tener carné de embarazada"), que vale la pena enumerar:

1) Te dejan pasar gratis a los sitios y te hacen descuentos por la cara: Estas Fallas, he entrado gratis o con descuento por la cara en todos los monumentos de Sección Especial que he visitado menos en uno. Y hace poco, al verme la tripa me rebajaron a la mitad una multa de aparcamiento (que encima los locales no deberían haberme puesto, pero esa ya es otra cuestión). En algunos bares hasta te invitan a una consumición (sin alcohol, por supuesto) ^^

2) Te puedes sentar en los reservados del transporte público: No voy a decir que la gente te cede el asiento, porque es mentira (de hecho, las únicas que me ceden en asiento en el autobús son las señoras mayores, y me da apuro que se levante una pobre abuelita para sentarme yo; en cambio, los hombres y mujeres jóvenes y los adolescentes me ven, miran hacia otro lado y silban, los muy maleducados). Sin embargo, al menos tienes la ventaja de que puedes usar los asientos reservados sin que nadie te mire mal.

3) Puedes llorar, reírte a carcajadas y ponerte todo lo emocional que quieras: A veces, tenemos un día malo o nos da la risa histérica y tenemos que tragárnoslo con patatas para no parecer neuróticas. Si estás embarazada, no. Con aquello de las hormonas, puedes enfadarte o llorar lo que te dé la gana, ¡y encima recibes ración extra de mimitos!

4) Puedes comer lo que te dé la gana: Evidentemente hay que controlar si no queremos acabar hechas una bola. Pero estando embarazada te puedes olvidar de dietas y restricciones durante nueve meses (excepto cuando el médico te prohíbe comer algo, claro), y encima si algo te apetece muuuucho mucho mucho, puedes mandar al padre de la criatura a comprarlo a toda velocidad, porque claro, es un antojo ;-)

5) Puedes presumir de barriga: ¡¡Esto es genial!! ¡Abajo la tiranía de la moda! Si tienes la suerte de tener el tipo "boa constrictor" (para entendernos, que sólo engordas de pecho y tripa pero el resto de tu cuerpo permanece razonablemente delgado), puedes llevar ropa ajustada y presumir de tu lustrosa barriga. No sólo nadie espera que tengas el vientre plano, sino que todo el mundo elogia tu tripita y hasta la envidia :-D

6) Tratamiento de belleza gratis: Y es que la piel y el pelo, en algunos casos, mejora mucho con el embarazo. Tienes la piel más radiante y reluciente, y el pelo se cae menos y crece más. Ojo con esto último: suele tener efecto rebote inverso después de dar a luz, así que a partir del último mes es buena idea ir usando un champú anti caída por si acaso.

7) Te llevan a todas partes y no te dejan cargar peso: Es bueno hacer ejercicio físico estando embarazada, pero sin pasarse. Tener una tripa tan enorme cansa bastante y no conviene hacer esfuerzos ni forzar la espalda, de modo que mientras estés embarazada acostúmbrate a tener chófer, ¡y olvídate de cargar bolsas!

8) La ilusión de prepararlo todo: Es muy divertido preparar la nueva habitación para el bebé, elegir el color de las paredes, las cortinas, comprar la ropita y los complementos... de hecho, a poco que tengas una familia numerosa lo más caro te lo prestan o te lo regalan, así que tampoco es un gasto excesivo.

9) La creatividad sexual: Algunos me mirarán raro, pero es cierto. Cuando estás embarazada, la vida sexual cambia... pero no tiene por qué ser a peor. Es un buen momento para probar nuevas posturas, nuevas caricias, y encima como nos llega más sangre a los genitales y los tenemos más sensibles, el orgasmo es más fácil de alcanzar y más intenso. No hay que tenerle miedo al sexo durante el embarazo; el bebé ni se entera y mientras no haya riesgos y el médico no diga lo contrario se pueden tener relaciones sexuales hasta el último día. ¡De hecho, es un buen modo de fortalecer el suelo pélvico de cara al parto!

Estas son todas las ventajas que se me ocurren ahora, ¡y seguro que hay más! :-)